Coloquio Online Spanish MagazineBaltimore's Inner Harbor

 

La Revista electrónica de la comunidad hispana del area metropolitana de Baltimore-Washington DC
The Electronic Newsletter of the Hispanic community of Baltimore-Washington DC metropolitan area

subscribe to: coloquioonline@coloquio.com
unsubscribe to: coloquioonline-unsubscribe@yahoogroups.com




Dr. Jorge Giró
ADELA ZAMUDIO (vea la versión en inglés)

La BIOGRAFIA es, sin duda, el género literario más difícil y peligroso. Sobre todo si uno no está familiarizado con la persona o personas de las que uno va a escribir o hablar.
La biografía es la antítesis de la NOVELA. En la novela uno puede crear personajes, dar su opinión sobre ellos etc... En la biografía es absolutamente necesario ser VERAZ, "un biógrafo debe a su lector la verdad ante todo" Debe ser leal, imparcial, desapasionado, no debe despreciar los errores etc...

Me recuerda unas palabras de WALT WHITMAN al hablar de este tema, él decía:
" Un día escribirás sobre mí; procura escribir honradamente, hagas lo que hagas, no me ennoblezcas".

Este trabajo que a continuación leo voy ha sido el producto de mucha lectura de libros y escritos de muchos biógrafos de Adela Zamudio y para emprender esta gigantesca tarea tuve que vencer muchas, enormes dificultades en cuanto a la búsqueda de los datos necesarios. Pero con paciencia pude conquistar estas dificultades para dar comienzo a la tarea asignada a mí para esta tarde.

Lo haré de la mejor forma que he podido con las nociones y el respeto que me obliga a esta deleitable autora que es Doña Adela Zamudio

ADELA ZAMUDIO

Poetisa, novelista, dramaturga y pedagoga. Nació en Cochabamba, Bolivia, el día 11 de octubre de 1854 y falleció en su lugar de origen el día 2 de junio de 1928. Autora de una variada producción literaria en la que sobresale, por su pensamiento reflexivo, por su sencillez al escribir, por la habilidad en la versificación, por su integridad moral. Ella está considerada como una de las voces más destacadas de la literatura boliviana de todos los tiempos. En reconocimiento a los valores éticos y estéticos de su obra, así como el tesón que puso a la hora de procurarse su formación intelectual que en su época se negaba a las mujeres. Actualmente el día 11 de octubre todos los años se le recuerda la fecha de su nacimiento y es ese día donde se conmemora en Bolivia "El Día de la Mujer Boliviana".

Sus poesías no sólo eran dichas por las señoritas emperifolladas y los mozos románticos, sino llegaron al "PUEBLO" que hizo suyo el tesoro que se consolaba entonando las estrofas que la poetisa había escrito interpretando el hondo sentimiento del alma popular.

Su influencia fue creciendo a medida que pasaba el tiempo, las primeras poesías no tenían la madurez que ella adquirió al pasar del tiempo.

Gabriela de Villareal, apasionadamente, pero siempre imparcial, sigue paso a paso la vida de Adela Zamudio, como maestra fecunda, como polemista, como adelantada en su época por las ideas liberales, por su ideas pedagógicas, como novelista, como pintora, pero principalmente ella era POETA. Toda la vida de SOLEDAD estuvo saturada de POESIA.
-
Es menester leer algunos libros sobre la vida de la poetisa para darse cuenta de la inquietud, rebeldía y perfección de la notable maestra, escritora, poetisa que en vida no fue ninguna mujer alineada en las filas de un fanatismo cerrado, sino que en su manera de ser fue de aquellas mujeres que se alejan de misticismos y supercherías, que no hallándose reñidos con los excesos de la masa ignaras, las más de las veces, atacan y dominan las minorías ocultas y pensantes.
-----------------------------------------------------
Adela Zamudio desde su temprana juventud tenía una gran pasión por la literatura. Apenas cuando tenía 15 años se dio a conocer como poetisa por medio de la publicación en los medios de comunicación locales, del poema titulado DOS ROSAS que apareció firmado con el seudónimo de "SOLEDAD". A pesar de esta precocidad creativa, aún habrían de transcurrir dos decenios desde la difusión de aquel poema inicial hasta la publicación del primer volumen de versos que dio a la imprenta Adela Zamudio, un poemario presentado bajo el título de "ENSAYOS POETICOS" (Buenos Aires: Imprenta y Litografía de Jacobo Pausser, 1887). La aparición de esta obra mereció elogio unánime de críticos y lectores, lo que contribuyó decisivamente a que su autora cobrara seguridad y confianza en lo referente a los resultados de un voluntarioso proceso de aprendizaje cultural y literario que, hasta el momento, había transcurrido por cauces autodidácticos.

La excelente acogida dispensada a "ENSAYOS LITERARIOS" le valió a la autora, al margen de otros honores y distinciones, su designación como "SOCIA DE HONOR" del Círculo Literario de La Paz en 1888, circunstancia que por sí misma llevaba aparejado el reconocimiento público de su valor como escritora. Alentada por este creciente prestigio, en 1890, la autora de Cochabamba dio a la imprenta, una obra titulada "VIOLETA o LA PRINCESA AZUL", obra compuesta en los escasos ratos libres de que ella disponía en su esforzado empeño por alcanzar una formación académica y un nivel cultural que le permitiesen ejercer la profesión de maestra. Finalmente en aquel mismo año 1890 logró ingresar en el magisterio profesional, al ser admitida como maestra en la escuela de SAN ALBERTO, de Cochabamba. A partir de entonces, comenzó a desplegar una fecunda actividad pedagógica que, en tan sólo un lustro, la condujo hasta la dirección del "LICEO DE SOÑORITAS" en el que desarrolló a través de toda su vida una valiente y decidida preocupación docente orientada a la eliminación de las trabas y los perjuicios reaccionarios que lastraban el aprendizaje académico y la formación espiritual de las jóvenes bolivianas.

En efecto, en su valerosa defensa de los derechos de las mujeres de recibir una esmerada formación, Adela Zamudio reclamó la necesidad de introducir el LAICISMO en los programas académicos nacionales, al tiempo que se significaba por algunas propuestas audaces en su época como la invitación al matrimonio civil, a la separación de los poderes de la Iglesia Católica y del Estado. Ella impulsó la enseñanza gratuita y laica, denunció fuertemente el "primitivismo patriarcal" de la sociedad y la explotación y dominación imperante. Alentó con todos estos esfuerzos a la formación del pensamiento feminista. En 1921 apareció en Oruro el número de una de revista "FEMINIFLOR" dirigida y escrita por mujeres que fortalecían el ideal de la liberación femenina y en 1923 se constituyó en La Paz la primera organización autónoma de mujeres que luchó por los derechos políticos, El Ateneo Femenino.

En 1926 apoyó públicamente la Ley de Divorcio, sancionada en 1932. Estuvo a la vanguardia por las reformas democráticas y exigió la separación de la Iglesia y el Estado. En este periodo se incorporaron las mujeres al movimiento sindical, con sindicatos propios y con la Federación Obrera Femenina. Estas ideas, plasmadas no sólo en las aulas del Liceo para Seoritas, sino también en varios artículos y ensayos pedagógicos que publicó en diferentes medios, la arrastraron hacia muchas polémicas sostenidas contra los elementos más reaccionarios del conservadurismo religioso y político boliviano, entre los que significó, por su virulento enfrentamiento con Adela Zamudio, el padre Pierini, promotor de un movimiento ultra conservador que, bajo el nombre de "LIGA DE LAS SEÑORAS CATOLICAS", pretendió defender los arcaicos privilegios legales y fiscales de la iglesia Católica en el sistema educativo del país. En medio de esta agria polémica, la combative escritora llegó a estampar textos tan audaces como el que a continuación se transcribe:
----Yo profeso la moral humana, la immutable, la que aquilata la virtud
donde se encuentre, humilde, desconocida, y condena el error sea quien
fuese el potentado que ha caído en él"

En 1914, cuando la aguerrida pedagoga contaba ya con 60 años de edad, ese error impulsivo que había alentado sus idea liberals mantenía intacta toda la capacidad de enfrentamiento contra los sectores reaccionarios que seguían oponiéndose al desarrollo intelectual y humano de las mujeres. En dicho año, Adela Zamudio dio a la imprenta un polémico artículo en el que, bajo el título "TEMAS PEDAGOGICOS", donde hacía patente la repulsa e indignción que le causaba el hecho de que las jóvenes educandas bolivianas, al alcanzar el tercer grado en la Escuela Primaria, se vieran obligadas a suspender su formación académica, pues los programas educativos vigentes no contemplaban la posibilidad de que ascendieran a los cursos superiors. Este talante combativo que mantuvo hasta el final de sus días - y que quedó perfectamente reflejado en su creación literaria-, la convirtió en una de las figures más representativas de la pedagogía boliviana de su época; en su homenaje el LICEO DE SEÑORITAS que ella dirigió durante tantos años fue bautizado con el nombre "LICEO ADELA ZAMUDIO"

Al tiempo que desplegaba esta infatigable labor pedagógica, la escritora iba pergeñando una brillante producción literaria que, puesta de relieve a través de algunos cuentos y poemas sueltos publicados en periódicos y revistas, no volvió a pasar por los rótulos de la imprenta hasta 1906, fecha en que fue la apareción en Cochabamba de "EL CASTILLO NEGRO" una breve pieza teatral dirigida al público infantil. En 1913 vio la luz la novela epistolar "INTIMAS" (La Paz, Imprenta Velarde 1913) primera muestra, en conformado libro autónomo, de una capacidad narrativa que Zamudio ya había demostrado con la publicación en diversos medios de comunicación de varios cuentos y novelas cortas.

Entre los primeros, recogidos a los 15 años de su muerte en una recopilación presentada por Gustavo Adolfo Otero bajo el título de "Cuentos breves" ( La Paz, Edicición La Paz, 1943), figuran algunas piezas tan emblemáticas de la narrativa breve boliviana como los relatos alegóricos "La razón y la fuerza" y "El diamante", los cuentos infantiles "Vértigo", La felicidad" y "El desconocido"; o las narraciones custumbristas "Rendón y Rondín", "Violín" y Gitarra" y "El Velo de la Purísima". En líneas generales, los cuentos de Adela Zamudio se inscriben ya en la más pura tradición romántica, ya en la posterior estética realista, pero siempre dentro de una finalidad testimonial que busca reflejar sobre el papel hechos y situaciones de la vida cotidiana, incluso aquellos relatos más tocados por las venas de la imaginación y fantasía que a veces sale a relucir en la prosa de la autora.

Respecto a la aplaudida creación poética, es necesario añadir que además de su obra "ENSAYOS POETICOS" se sumó 25 años más tarde la publicación de "RAFAGAS" (París, Librería P. Ollendorf, 1914), un poemario en el que Adela Zamudio recogió sus nuevas composiciones líricas, algunas de ellas como el poema "¿QUO VADIS?"y "NACER HOMBRE" que ya habían sido publicados en periódicos y revistas literarias. La salida a la calle de "RAFAGA" confirmó la buena impresión transmitida, mucho tiempo atrás, de su primer volumen de versos, a pesar de que los cauces por los que discurría la razón lírica hispanoamericana, ya plenamente influída por las novedosas aportaciones de -RUBEN DARIO- y otros grandes poetas modernistas del momento, no eran los más apropiados para contener, al mismo tiempo, las secuelas románticas presentes en el quehacer poético de Zamudio.

La poetisa de Cochabamba firmaba todos sus poemas con el seudónimo de SOLEDAD para poder alzarse contra los prejuicios de su tiempo y como expresión del aislamieno a que estaba sometida como mujer. Ella condena la soledad, igual que Juana Inés de la Cruz, a quien Adela Zamudio admira, debo notar que la poetisa era considerada a la edad de los 30 años como una solterona. Se mantuvo fiel en todo momento a una estética romántica que hunde sus raíces en los grandes maestros europeos como LORD BYRON< ALFRED DE MUSSET< JOSE ESPRONCEDA, JOSE ZORRILLA, BECQUER. En esta línea su poesía muestra, en el plano formal, una extraordinaria capacidad versificadora que no impide, en el nivel del contenido, el desahogo de la radical rebeldía de que hizo gala Zamudio en sus actuaciones públicas y en el resto de los escritos literarios y pedagógicos. Así la poetisa ejerce, a través de sus versos, un agudo análisis de la realidad circunstante, del que luego desprende amargas reflexiones acerca de los perjuicios morales, el conservadurismos de la sociedad, la impostura política, la hipocresía del clero:

"La Roma en que tus mártires supieron
en horrible suplicios perecer
es hoy los que los Césares quisieron
emporio de elegancia y de placer."

Y en definitiva, de cuantas trabas sociales, culturales, espirituales se oponen al desarrollo libre de la conciencia humana. Sabedora del alcance y el valor de la palabra poética no habrían de desaparecer después de su muerte. Ella dejó escrito
en un epitafio que aún perdura labrado sobre su tumba:

" Vuelo a morar en ignorada estrella
libre ya del suplicio de la vida
allá os espero; hasta seguir mi huella
lloradme ausente, pero no perdida"

La producción poética de Adela Zamudio ha sido considerada por la crítica literaria hispanoamericana como la más plena y perdurable del romanticismo boliviano. En su poema "NACER HOMBRE" expresa un tono irónico con una dureza implacable, que constituye un auténtico manifiesto femenista orientado a denunciar el sometimiento en que vivía la población femenina y a clamar por su derecho a la equiparación civil y política con el hombre.

LECTURA DEL POEMA " NACER HOMBRE"

Nacer mujer era en esos tiempos un destino. Irónica e incesiva, alega contra la injusticia y señala la necesidad de la emancipación femenina, reclamando derechos políticos e igualdad en el hogar..... La tajante intención BURLESCA que ocurre en este poema recuerda a la incomparable SOR JUANA INES DE LA CRUZ en su famosa redondilla:]

"Hombres necios que acusáis (HOMBRES NECIOS)
a la mujer sin razón"

Las estrofas de su poema "NACER HOMBRE" son las primeras acusaciones en favor de su campaña femenista en Bolivia. Buscando el reconocimeinto de los derechos civiles y políticos, la igualdad jurídica de la mujer y las otras medidadas de avanzada concepción doctrinal y realista que alzan a la mujer boliviana. Rompe un fuego cuyo eco se apaga en más de 50 años de silencio para convertirse en reparación dignificante por el reconocimiento de los derecho civiles y políticos junto con la igualdad jurídica de los cónyugues. Ella abogaba por el avance social de la mujer y el respeto que ella merece.

(**Vean ustedes en la información que se les ha dado el poema que a continuación
voy a leer).

¡Cuánto trabajo ella pasa
para corregir la torpeza
de su esposo y en la casa!
(permitidme que me asombre).
Tan inepto como fauto
sigue él siendo la cabeza,
¡Porque es hombre!

Si algunos versos escribe,
de algo esos versos son,
que ella sólo los escribe
(permitidme que me asombre).
Si alguno no es poeta,
¿Porqué tal suposición?
¡Porque es hombre!

Una mujer superior
en elección no vota
y vota el pillo peor
(permitidme que me asombre).
Con tal de que aprenda a firmar
puede votar un idiota,
¡Porque es hombre!

El se abate y bebe o juega
en un revés de la suerte;
ella sufre, lucha y ruega
(permitedme que me asombre)
que a ella se le llama el ser "débil"
"a él se le llama el ser fuerte,
¡Porque es hombre!

Ella debe perdonar
siéndole su esposo infiel;
pero él se puede vengar
(permitidme que me asombre).
En un caso semejante
hasta puede matar él,
¡Porque es hombre!

¡O, mortal privilegiado
que de perfecto y cabal
goza seguro renombre!
En todo caso, para esto
te ha bastado
nacer hombre.

La respuesta a este poema, como señala la autora Alfonsina Paredes, autora de una de sus biografías, es de indignación. La acusan de anarquista y atea. Ella, por su parte, es creyente, pero no mojigata. Las mujeres de su tiempo la miran con cierta indiferencia y son las nuevas generaciones, las tardías, encargadas de recoger el mensaje, sustituyendo la perplejidad por la acción política.

Otros famosos poemas de la autora como ¿Quo Vadis? y " Mi epitafio"resulta también obligado recordar los títulos de otras obras esplédidas como"TRISTEZA" y muy especialmente, "LOCA DE HIERRO" donde Adela Zamudio hizo elocuencia de su gran capacidad literaria. En el año 1926 el gobierno boliviano convocó a un acto solemne en el que la poetisa fue coronada, DOS AÑOS DESPUES DE SU MUERTE, de forma oficial, en reconocimiento de los valores humanos y literarios difundidos por la escritora.

A Adela Zamudio le duele la vida. Camina la historia solitaria, porque le tocan tiempos en que no se podía existir diciendo NOSOTRAS. Ella vive en Bolivia mientras los caudillos militares disputan el poder, los indios no son ciudadanos y la gente muere de sarampión. Era la hija de una familia ligada a la minería y la hacienda y aprende a leer con mano dura en el beatorio de San Alberto y, como señala el gran escritor boliviado AUGUSTO GUZMAN, " sin saber que al hacerlo se apropiaba del instrumento más importante para su vida".

Deseo continuar con la lectura de otro poema !QUO VADIS?
(***Ver el poema en los papeles que les hemos dado a todos ustedes)

Sola, en el ancho páramo del mundo,
Sola con mi dolor,
En su confín, con el estrupor profundo
Miro alzarse un celeste resplandor:

El El! Aparición deslumbradora
De blanca y dulce faz,
Que avanza, con la diestra protectora
En actitud de bendición y paz.

Inclino ante El mi rostro dolorido
Temblando de ternura y de temor,
Y exclamo con acento conmovido:
-¡A dónde vas Señor?

La Roma en que tus mártires supieron
En horribles suplicios perecer
Es hoy lo que Los Césares quisieron:
Emporio de elegancia y de placer.

Allí está Pedro. El pescador que un día
Predicó la pobreza y la humildad,
Cubierto de lujosa pedrería
Ostenta su poder y majestad.

Feroz imitador de los paganos,
En Santo Inquisidor
Ha quemado en tu nombre a sus hermanos...
¿A dónde vas Señor?

Allá en los templados donde el culto impera
¿Qué hay en el fondo? O lucro o vanidad.
Cuán pocos son los que con fé sincera
Te adoran en espíritud y verdad

El mundo con su sangre redimida
veinte siglos después de tu pasión
es hoy más infeliz, más pervertido,
más pagano que en tiempo de Nerón.

Ante el altar de la Deidad impura,
Huérfana de ideal, la juventud
Contra el amor del alma se conjure
Proclamando el placer como virtud

Las antiguas barbaries que subsisten,
Sólo cambian de nombre con la edad:
La esclavitud y aun el tormento existen
Y es mentira grosera la igualdad

Siempre en la lucha oprimidos y opresores!
De un lado, la fortuna y el poder,
Del otro, la miseria y sus horrores;
Y todo iniquidad... Hoy como ayer.

Hoy como ayer. Los pueblos de la tierra
Se arman para el asalto y la traición,
Y alza triunfante el mostruo de la Guerra
Su bandera de espanto y confusion.

Ciega, fatal, la humanidad se abisma
En los antros del vicio y del error.
Y duda, horrorizada de sí misma...
"A dónde vas, Señor?

Este poema tiene 13 estrofas, muy fuertes, sonoras y ardientes que forman una disciplina muy cruda donde acusa a la iglesia católica de crueldad, hipocresía y de perversión. Cochabamba se queda espantada. El estupor fue muy grande. Matronas de la sociedad , las más sensibles que habían visitado en el Vaticano al Sumo Pontífice (LEON XIII) y que habían regresado cautivadas por la modesta sencillez de su trato, verían lágrimas en sus ojos al leer "Allí está Pedro....cubierto de lujosa pedrería"

En la interpretación literaria que se le puede dar a este poema es como un grito de insatisfacción humana, por un corazón solitario ante el aparente naufragio del espíritud cristiano que no logra detener la desigualdad social, el crimen de las guerras ni la vanagloria humana. Denucia la INIQUIDAD EXISTENTE y LA DESESPERANZA DE SU REBELION IMPOTENTE.

Demetrio Canelas, talentoso periodista, a la sazón de 32 años, hizo un análisis serio y sin duda sincero de la obra de Adela Zamudio. Su juicio crítico ha sido uno de los más importantes publicados sobre la autora.
Toda la obra de Adela Zamudio se levanta sobre el pedestal de TRISTEZA, que a veces su tristeza es dulce y se halla velada por una penunbra de poesía en ironías punzantes, en clamores de hastío. Pero aún en estos casos, las rebeldías de su alma están suavizadas por las armonías de su estro. Sus poemas reflejaban un dolor pero que no le impedía creer en la belleza. Más tarde en su vida ese sentido de belleza decrece mucho. Su lira se convierte en un gesto de desaliento y acaso despecho... "

MADUREZ

Durante la su época de madurez Adela Zamudio organiza de nuevo una sociedad de damas, de señoritas distinguidas y encara la beneficencia práctica. Arbitra fondos con actuaciones y bazares y colectas hasta reunir velozmente cantidades considerables de dinero para comprar y distribuir máquinas de coser que distribuye entre las mujeres pobres de la ciudad. Ella consideraba a estas pobres mujeres, que ilustran algunos de sus cuentos, las representa como unas Santas. Esas mujeres del bajo pueblo y de la aporreada clase media que no pueden pedir sino trabajo y que saben escudarse de la probreza. Esas mujeres que sin comer ni dormir se pasaban el día y la noche trabajando para mantener padres desvalidos, o borrachos, hermanos pequeños o niños abandonados.

Esto le llevo a ella a considerar y a amar profundamente la enseñanza considerada por ella como una gran obra de caridad. Sabemos que para esta época ella dibujaba y pintaba admirablemente. Entonces impaciente por crear un centro FUNDA Y SOSTIENE en la calle Ayacucho una institución: LA ACADEMIA DE DIBUJO Y PINTURA. cuando tenía la edad de 50 años. La obra personal de Adela Zamudio en el arte pictórico, pese a que son muy pocas las obras que se conservan, revelan un gran temperamento artístico, de afición sobresaliente.

Esta época de su vida fue muy sufrida y tiene muchos problemas familiares. Su hermano Mauro muere pero cuando ella está a punto de librarse del luto, se enferma otro familiar y muere también. Ahora en su hogar disminuido con la muerte de su madre y de su hermano Arturo en 1899, al año escaso de la muerte de Doña Modesta madre de Adela. Su padre todavía vivo pero que no tarde en abatirse ante la muerte en 1904. Adela se quedó al cuidado de su padre como acto obligatorio de aquellos días en el que la hija soltera tenía la obligación de cuidar por sus padres. Esto demuestra en Adela una valentía, coraje y buen corazón donde la vida la lleva a aceptar este sufrimiento que se refleja altamente en sus escritos.

A este tiempo ya había renunciado a la maternidad física, la interesa la paidología, (ciencia que estudia lo relativo a la infancia), el arte y la ciencia de la educación infantil, doblemente atractivo para ella si se trata de niñas. Después que fracasa la Academia de Pintura y Dibujo en 1901, Adela se dedica a escribir cuentos. Alterna los versos con la prosa. Su primer cuento "VIOLIN Y GUITARRA apareció en 1901. Sus cuentos se ocupan de contar no solamente un acaecimiento de interés argumental, sino de mostrar la naturaleza humana en sus manifestaciones positivas y negativas. Se complace el darle realce a las virtudes a través de características femeninas. Aplicables a las condiciones sociales de la mujer de la época donde 15 años después de su muerte es que se publicaron dos volúmenes de cuentos (1943)

Ejemplo de un cuento VIOLIN Y GUITARRA:

Es cuento de amor bien logrado con divertidas escenas costumbristas de la vida veraniega de las campiñas de Cálcala y Queruqueru. El desenlace es irónico. Galán apasionado de una bella dama, va a pasar el verano en Calacala. Pierde el amor de su enamorada por haber incurrido en el grave error de deslealtad al quedarse en una reunión en Queruqueru a tocar el violín y jugar el -"michi-morongo" hasta muy tarde en la noche. Su rival que toca la guitarra, le gana de mano aprovechando la ausencia culpable del enamorado principal. Así el consecuente de la guitarra triunfa sobre el violín.

En todos sus cuentos se echa de ver que la autora usa elementos de la vida real, de experiencia propia y ajena; por eso los cuentos de Zamudio merecen figurar entre los más auténticos de la idiosincrasia de su tiempo, señalando lugares geográficos.

ULTIMOS DIAS

Los últimos días de Adela Zamudio fueron muy tristes. Ella muere de un ataque de bronquitis y una infección pulmonar que la tenían postrada en su lecho por mucho tiempo. Su ancianidad necesitaba de cuidado y gastos extraordinarios, que ella no tenía para atender su salud. El día 2 de junio de 1928 muere a la edad de 73 años.

Dentro de toda la investigación y estudio que he realizado quiero destacar dos aspectos o dos hecho en la vida de Adela Zamudio que me llamaron mucho la atención, ellos son:

Entre las notas diversas que pude leer en el libro de AUGUSTO GUZMAN, que escribió mucho sobre Adela Zamudio, esta nota dispersa que leí relata el caso de un niño tullido a quien un día encontró Adela Zamudio, cuando era Directora del Colegio de Señoritas, ella encontró a este niño en la puerta del colegio. Miserable y desvalido la inspiró al punto para un acto de caridad colectiva entre sus discípulas. Pidió que las alumnas suscribiesen un fondo con sus gastos de recreo para comprarle al niño unas muletas. La experiencia le hizo observar, con pesadumbre, que la caridad era más espontánea y efectiva en las clases pobres que en las ricas. Las alumnas humildes dieron más que las otras.

El otro aspecto que me interesó fue que Adela Zamudio, también como Directora de la Escuela para Señoritas estaba muy preocupada por la MODA, contra la cual ella tenía prevenciones y prejuicios antiguos. Ella no permitía que las chicas de la escuela usaran tacos altos, afeite en el rostro, trajes ceñidos, escotes, mangas y faldas cortas. Las reconvenía duramente y las hacía devolver a sus casas, en algunos casos las avergonzaba delante de sus compañeras. Escribió un artículo "LA MISION DE LA MUJER" Acerca del pudor de la mujer que era relativo y convencional, pues que, pues ella decía que lo que en otro tiempo hubiera sido desvergüenza es hoy simple capricho.

Para terminar yo copio a SONIA MONTAÑO escritora que ha escrito mucho sobre Adela Zamudio. Ella escribió un artículo "ADELA ZAMUNIO: AUSENTE PERO NO PERDIDA"

DICE: " La Zamudio, quien firma sus poemas con el seudónimo de SOLEDAD, se alza contra los prejuicios de su tiempo. Con su palabra desafía al clericalismo, al régimen oligárquico, las dictaduras bestiales que azotan a Bolivia, pero sobre todo irrumpe con fuerza en la denuncia de la subordinación de la mujer. De ella quedan recuerdos callejeros, aunque tampoco se le sabe en la frivolidad de los salones. Bordea la política a través del verso y el periodismo y fustiga la injusticia a través de sus propuestas pedagógicas liberales."

Muchas gracias a todos por su atencion y a Javier Bustamante por su excelente traducción.

CIERRE DE LA PRESENTACION


Home | Calendar | Past Issues | envelope icon E-mail this page to a friend