CRISTINA SANCHEZ: MATADORA DE TOROS

por Mario Carrión